sábado, 26 de noviembre de 2016

Pontes in itinere: PONTE ROMANA de PÊRO VISEU.



El puente romano de Pêro Viseu, sobre la Ribeira da Meimoa. Foto: Carlos Del Sol.


A 4 kilómetros de la freguesia de Pêro Viseu, en el municipio portugués de Fundão (distrito de Castelo Branco), se encuentra una de las más notables obras de ingeniería civil romana en el oeste peninsular: el PUENTE ROMANO sobre la Ribeira da Meimoa (afluente del Zêzere, cuenca hidrográfica del Tajo).


Otra imagen del puente romano de Pêro Viseu. Foto: Carlos Del Sol.
Se construyó este puente para salvar el curso -permanente, y muy abundante en época de lluvias- de la Ribeira da Meimoa, en el itinerario de la calzada que comunicaba Augusta Emerita, capital de la Lusitania, con Bracara Augusta, principal ciudad del noroeste peninsular; la misma calzada de nuestro Puente de Alcántara, en el tramo entre la Civitas Igaeditanorum (Idanha-a-Velha) y Centum Cellas (Colmeal da Torre),  vía romana de la que se conserva buena parte del enlosado original sobre el puente. La obra que podemos admirar en la actualidad sigue en pie a pesar del paso del tiempo y del hombre, y continúa dando servidumbre al tráfico rodado en la estrada que liga Pêro Viseu con la freguesia de Valverde y la propia capital municipal de Fundão (a 12 kms.).



Aspecto actual de la calzada romana Emerita-Bracara sobre el puente de Pêro Viseu. Los vehículos siguen usando este puente después de casi dos mil años, como en Alcántara y tantos otros lugares. Foto: Carlos Del Sol.

El puente está constituido por tres bóvedas de medio punto, la central ligeramente rebajada y con una luz mucho mayor que las laterales, que se encuentran fuera del cauce del río -en su lecho de avenida- y hoy muy invadidas por la vegetación. Lo más notable de esta obra es precisamente su enorme y elegante vano central, que, con un diámetro de cerca de 20 mts., salva todo el ancho del cauce fluvial.



Imagen del arco central del puente romano de Pêro Viseu, que salva todo el cauce de la Ribeira de Meimoa con una anchura próxima a los veinte metros. Foto: Carlos Del Sol.



En sus inmediaciones se han hallado vestigios de ocupación de época romana y posterior, tales como inscripciones funerarias (hoy en el Museu José Monteiro de Fundão) y sepulturas antropomorfas excavadas en la misma roca granítica que sirvió para edificar esta magnífica obra que, después de casi dos milenios, sigue cumpliendo la misma función para la que fue concebida por los ingenieros romanos que la diseñaron.

El puente se puede visitar permanentemente accediendo por la carretera que sale desde la N 346 a mano izquierda antes de llegar a la población de Pêro Viseu (en sentido Penamacor-Fundão) y que conduce a Valverde y Fundão. Hay que estar atentos y, en caso necesario, usar geolocalización porque este monumento no está señalizado en la carretera principal (pinchar abajo donde "Ubicación"). Las coordenadas son: 40º 11'15'' N / 7º26'39''O.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada